Preservación y Conservación

Las bibliotecas y los archivos se encuentran amenazados por un problema masivo de deterioro y pérdida de sus colecciones. Muchas colecciones son cada vez más frágiles y algunas están en peligro de perderse para siempre. El problema del deterioro obedece a varias causas interrelacionadas: inestabilidad química inherente a los componentes de los materiales de bibliotecas y archivos, condiciones ambientales inapropiadas en las áreas donde se almacenan las colecciones, prácticas de almacenamiento y manipulación inadecuadas, desastres naturales, hurto y vandalismo.

Según el Manual de Preservación de Bibliotecas y Archivos del Northeast Document Conservation Center (2000), la preservación se refiere a las “actividades asociadas con el mantenimiento de materiales de bibliotecas, archivos o museos para su uso, en la forma física original o en algún otro formato”. También es la definición sugerida por la American Library Association (ALA), y se utiliza ampliamente para incluir diversos procedimientos que van desde el control del medio ambiente hasta el tratamiento de conservación.

La Asociación Mexicana de Conservadores del Patrimonio Cultural (2004) define la Preservación como un:

Conjunto de medidas que se deben tener en consideración, en el tratamiento y la apreciación de las obras de arte; considerándolas como testimonios culturales, agentes de educación e información para la colectividad que las posee y las disfruta, a fin de prolongar la perdurabilidad de esas obras y evitar el empleo de materiales y medios no idóneos en la realización de nuevos productos.

Para la UNESCO, en el contexto del Programa Memoria del Mundo (2002), la Preservación “es la suma de las medidas necesarias para garantizar la accesibilidad permanente -para siempre- del patrimonio documental”.

Y en el caso de la Conservación, también para la UNESCO (2002) “es el conjunto de medidas precisas para evitar un deterioro ulterior del documento original y que requieren una intervención técnica mínima”.

Por su parte, según la ALA, la Conservación se refiere al “tratamiento de materiales de bibliotecas y archivos, obras de arte y objetos de museos para estabilizarlos físicamente, manteniendo su supervivencia durante el mayor tiempo posible en su forma original”.

La Asociación Mexicana de Conservadores del Patrimonio Cultural (2004) define la Conservación como un “conjunto de disciplinas mediante las cuales se garantiza la supervivencia y preservación del Patrimonio Cultural en toda su autenticidad e integridad, con el objeto de aprovecharlo racionalmente y transmitirlo al futuro sin falsificar el contenido histórico del mismo”.

Antes de realizar cualquier procedimiento de preservación es necesario plantear una planificación, éste es un proceso mediante el cual se determinan las necesidades de cuidado generales y específicas de las colecciones, se establecen sus prioridades y se identifican los recursos para su implementación.

REFERENCIAS

Flores, Lisbeth. (Comp.) (2010). Conservación y Restauración de Documentos. Barquisimeto: UPTAEB.

Ogden, Sherelyn (2000). El Manual de Preservación de Bibliotecas y Archivos del Northeast Document Conservation Center. Disponible en: http://www.cncr.cl/611/articles-35513_archivo_01.pdf [Consultado: 11 de marzo de 2016]

UNESCO (2002). Memoria del Mundo: Directrices para la salvaguarda del Patrimonio Documental (Edición revisada 2002) / preparada por Ray Edmondson. París: UNESCO.

Publicado originalmente en DkX Network.

¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.