Andrés Eloy Blanco como Patrimonio Cultural de Venezuela

Insigne poeta venezolano, miembro de la Generación del 28. Nació el 6 de agosto de 1896. Sus padres fueron Luis Felipe Blanco y Dolores Meaño. Su infancia transcurre en la isla de Margarita hasta que se traslada a Caracas en 1908 para estudiar en el Colegio Nacional, regentado entonces por Luis Ezpelosín. Luego ingresa a la Universidad Central de Venezuela donde se gradúa de abogado en 1918.

Desde joven mostró gran talento literario reconocido en diversos concursos. En tal sentido, uno de sus primeros poemas, “La espiga y el arado”, fue premiado en los Juegos Florales de Ciudad Bolívar en 1916. En 1921, publica su primer libro Tierras que me oyeron; y en 1923, recibe el primer premio en concurso promovido por la Real Academia Española de la Lengua, en Santander (España), a la cual concurrió con su Canto a España, lo que le dio notoriedad internacional.

En 1928 forma parte del grupo de estudiantes universitarios que se alzaron en contra de la dictadura del Gral. Juan Vicente Gómez. Por tal motivo, entre 1928 y 1933, va a prisión en La Rotunda, y de allí al Castillo Libertador de Puerto Cabello (1933-1934). En esos años de encarcelamiento dio muestras de gran fortaleza física y moral, ya que pese a tener pesados grillos en los pies, siguió produciendo originales escritos que luego sus hermanas se encargaban de pasar en limpio.

En 1935 enfermó y fue confinado a Valera. Mientras estuvo prisionero en las cárceles gomecistas estableció contacto con los campesinos y obreros analfabetas llevados a estas prisiones, los cuales inspiraron algunas de sus obras: Barco de Piedra, Malvina Recobrada (1937), Abigail (1937), Baedecker 2000 (1938) y Navegación de Altura (1941). En estos libros Andrés Eloy Blanco empleó un tratamiento de la realidad que él mismo denominó como “colombismo”, y que derivaba de una actitud descubridora del poeta en contacto con la realidad americana.

Después de la muerte de Juan Vicente Gómez (1935) milita en el Partido Democrático Nacional (PDN) y resulta electo presidente del entonces Concejo Municipal del Distrito Federal. También funda el semanario humorístico El Morrocoy Azul (1941). Es diputado por el Distrito Federal (1945) y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (1946-1947). Electo ministro de Relaciones Exteriores en el gobierno de Rómulo Gallegos, representa a Venezuela en la Asamblea de las Naciones Unidas (París, 1948). Luego del derrocamiento de Gallegos (24-11-1948) es desterrado a Cuba y posteriormente a México, donde muere en un accidente automovilístico el 21 de mayo de 1955. Días antes publicó su obra “Giraluna”.

En 1973, el entonces Congreso Nacional editó las obras completas del poeta, en diez (10) volúmenes, cinco (5) de los cuales recogen su labor periodística (crónicas y ensayos cortos). En esta edición, también están contenidos sus discursos, que son de calidad excelente, pues era un gran orador, uno de los mejores que ha tenido Venezuela en el siglo XX. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde 1981. Andrés Eloy Blanco quería su propia voz, como él mismo lo dijera en el prólogo a su libro Poda. Y para encontrarla debía ir a la más segura y pródiga fuente de inspiración: el pueblo, el paisaje de Venezuela y América. Andrés Eloy Blanco atendió siempre a lo que decía la gente, la calle. De allí la gran popularidad de la cual gozó con sus versos.

Andrés Eloy Blanco como Patrimonio Cultural

En un material hemerográfico recopilado por José Rivas Rivas (1996), y en conmemoración de la fecha en que Andrés Eloy Blanco entra al Panteón Nacional el 2 de julio de 1981, Manuel Alfredo Rodríguez publica algunas palabras en El Nacional con el título de “Andrés Eloy Blanco al Panteón” , y expresa: “Andrés Eloy Blanco es un héroe civil que llega al Panteón Nacional porque su vida y obra se ajustan a los requerimientos previstos por el Decreto del Presidente Guzmán Blanco fechado el 27 de marzo de 1874” (p.113).

Precisamente ese día, el 27 de marzo de 1874, se decreta la creación del Panteón Nacional. Para ello, el entonces presidente Antonio Guzmán Blanco, decretó la transformación de la iglesia de la Santísima Trinidad de Caracas en Panteón Nacional, para conservar los restos de los Próceres de la Independencia y los de personas eminentes.

Por otro lado, y también recopilado por José Rivas Rivas (1996), el 2 de julio de 1981 El Diario publicaría con el título “Andrés Eloy Blanco desde hoy en el Panteón” las siguientes palabras: “Ingresa al Panteón con todos los honores, en el Panteón que guarda la memoria de los héroes de la patria” (p.111).

En fechas más recientes, la Agencia Venezolana de Noticias (2012) publicó la noticia: “Declaran Patrimonio Histórico de Caracas obra literaria y política de Andrés Eloy Blanco” en el cual se puede leer:

… el Concejo Municipal de Caracas declaró como Patrimonio Histórico la obra literaria y política del poeta, historiador y político venezolano Andrés Eloy Blanco, quien contribuyó a la lucha revolucionaria que se dio en el país desde 1928 hasta nuestros días, destacó el presidente del Partido Comunista de Venezuela (PCV), Jerónimo Carrera Damas.

Por todo lo dicho hasta ahora, no cabe duda de la importancia de la vida y obra de Andrés Eloy Blanco y su consideración como patrimonio cultural de la nación.

REFERENCIAS

Blanco, Andrés E. (1973). Obras Completas Tomo II – Vol. V Periodismo. Venezuela: Ediciones del Congreso de la República.

Flores, Lisbeth. (Comp.) (2010). Conservación y Restauración de Documentos. Barquisimeto: UPTAEB.

Rivas R., José. (1996). Para estudiar la vida y obra de Andrés Eloy Blanco. Caracas.

Publicado originalmente en DkX Network.

¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.