Mielinización

Carillo menciona que este proceso consiste en recubrir los axones (partes de las neuronas en forma de cilindro alargado) con una sustancia llamada mielina o vaina de mielina, que se encarga de brindar protección específicamente a estas partes de la neurona. En este sentido, la mielinización se refiere al recubrimiento que tienen los axones de las neuronas (célula nerviosa), con una vaina de mielina, la cual, está compuesta por múltiples capas de lípidos y proteínas. Asimismo la cantidad de mielina aumenta desde el nacimiento hasta la madurez, originando que esta vaina funcione como aislante eléctrico del axón y amplíe la velocidad de conducción de los impulsos nerviosos.

 

Por otro lado, dicho proceso inicia en el segundo trimestre de la gestación, y dura para toda la vida. No obstante, es importante que ocurra de manera adecuada para que los estímulos nerviosos que envía el cerebro a través de las neuronas circulen correctamente. Por otra parte, existen dos tipos de células gliales que producen vainas de mielina:

 

a) Las Células de Schwann (Figura a): Están ubicadas en el SNP; y comienzan a formar las vainas de mielina alrededor de los axones, durante el desarrollo fetal. Cada célula de Schwann se envuelve varias veces alrededor de un axón y cubre alrededor de 1 mm de su longitud; múltiples capas de membranas plasmáticas gliales rodean el axón, el citoplasma y el núcleo de las células de Schwann forman parte de la capa más externa. Mientras que, la porción más interna, está constituida hasta por 100 capas superpuestas de la membrana plasmática de las células de Schwann, formando así la vaina de mielina.
Con lo relacionado anteriormente, la capa citoplasmática nucleada externa de la célula de Schwann, que encierra la vaina de mielina, es el neurolema (vaina de Schwann), este se encuentra solamente alrededor de los axones en el SNP. Cuando un axón resulta dañado, el neurolema contribuye a la regeneración, mediante la formación de un conducto que guía y estimula el nuevo crecimiento del axón. A lo largo de todo el axón se encuentran, a intervalos regulares, interrupciones de la vaina de mielina denominados nodos de Ranvier. Cada célula de Schwann envuelve sólo un segmento axónico entre dos nódulos.

 

b) Los Oligodendrocito (Figura b): Se encuentran en el SNC, uno puede mielinizar diferentes segmentos de varios axones, por lo que cada oligodendrocito emite alrededor de 15 prolongaciones extensas y aplanadas que se enrollan alrededor de los axones en el SNC y forman la vaina de mielina. Sin embargo, no hay neurolema porque el cuerpo celular y el núcleo del oligodendrocito no envuelven el axón. Cabe destacar que, los nodos de Ranvier, aunque presentes, son menos numerosos; también, los axones del SNC tienen poca capacidad para regenerarse después de una lesión, se piensa que esto se debe en parte a la ausencia de neurolema y en parte a la influencia inhibitoria que ejercerían los oligodendrocitos sobre la reconstrucción de los axones.

 

Por último, los axones donde no hay recubrimiento de mielina, es decir, carecen de esa cubierta, se denominan amielínicos; tienen una menor capacidad de conducción sobre los fenómenos eléctricos que envía el cerebro a lo largo de todo el sistema nervioso central.
Para más información sobre el sistema nervioso visita Biopsicosalud.

 

Referencias

Tortora, G. y Derrickson, B. (2006). Principios de Anatomía y Fisiología 13ª Edición. México: Editorial Médica Panamericana, S.A. de C.V.
¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *