¿Sabías que la hormona de crecimiento humano (HCh) y los factores de crecimiento similares a la insulina (FCSI) se relacionan entre sí?

Los FCSI hacen que las células crezcan y se multipliquen por medio del incremento de la captación de aminoácidos y la aceleración de la síntesis de proteínas; también, disminuyen la degradación de proteínas y el uso de aminoácidos para la producción de ATP. Debido a estos efectos de los FCSI, la hormona de crecimiento humano aumenta la velocidad del crecimiento del esqueleto y de los músculos esqueléticos durante los años de la niñez y la adolescencia. En los adultos, la HCh y los FCSI ayudan a mantener la masa muscular y los huesos y a promover la curación de heridas y la reparación tisular.

 

Asimismo, los FCSI incrementan la lipólisis en el tejido adiposo, que lleva a un aumento del empleo de ácidos grasos para la producción de ATP por parte de las células corporales.

 

Además de afectar el metabolismo proteico y lipídico, la HCh y los FCSI influyen en el metabolismo de los hidratos de carbono al disminuir la captación de glucosa, lo cual reduce el empleo de glucosa para la producción de ATP por parte de la mayoría de las células del organismo. Este mecanismo ahorra glucosa para que esté disponible en las neuronas para la producción de ATP en momentos de escasez. Ambas hormonas también pueden estimular a las células hepáticas para que libere glucosa a la sangre.

 

Para más información sobre las hormonas visita Biopsicosalud.

 

¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.