Sentido del equilibrio y la orientación

El sentido del equilibrio (estático y dinámico) y la orientación residen en el oído interno, puesto que se encargan de la percepción de la posición de la cabeza y su movimiento. Es por ello, que esta percepción se produce gracias a la presencia de tres conductos semicirculares orientados en las tres direcciones del espacio y que contienen en su interior un líquido denominado endolinfa, que al mover la cabeza, el líquido se desplaza por los canales semicirculares y estimula a los receptores. Además, para completar la información de la posición de la cabeza, existen otras dos estructuras en el oído interno, el utrículo y el sáculo, que poseen receptores que captan información sobre los movimientos del cuerpo y su aceleración, y la envían al cerebelo.

 

Cabe destacar, que el utrículo y el sáculo están cubiertos de pequeñas deposiciones de carbonato de calcio (otolitos) y vellosidades nerviosas, que captan los cambios de inclinación de los otolitos cuando el cuerpo se acelera linealmente. Asimismo, estas informaciones se combinan con las que envían los receptores de los músculos y las articulaciones para componer una imagen en el cerebro de la posición del cuerpo y la cabeza; dicha imagen no es física ni óptica, sino mental. Por otra parte, cuando la cabeza se mueve en cualquier dirección, ya sea hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados, la endolinfa se mueve provocando una estimulación en la ampolla, la cual envía la información hacia el cerebro, lo que cambia el esquema de ubicación espacial que se tenía.

 

Se puede decir, que la endolinfa es la sustancia responsable del sentido del equilibro y de la orientación, puesto que en ambos casos envía la información al cerebro, permitiendo el conocimiento inconsciente de la posición del cuerpo en el espacio. Y esto se debe, a que la endolinfa se mueve por los movimientos de la cabeza o por la aceleración lineal del cuerpo, por lo tanto, esta sustancia es de suma importancia para el conocimiento del equilibrio y orientación del ser humano. Por último, el conjunto de los órganos receptores del equilibrio se denomina aparato vestibular, el cual está constituido por el sáculo, el utrículo y los conductos semicirculares.

 

¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.