Hormonas que secreta la hipófisis

Adenohipófisis

1) Hormona de Crecimiento Humano (hGH) o Somatotropina: Son secretadas por las células somatotropas o somatotróficas, y es la más abundante. La función principal es promover la síntesis y secreción de hormonas proteicas pequeñas llamadas factores de crecimiento similares a la insulina (IGF) o Somatomedinas; en diversos tejidos que estimulan el crecimiento general del cuerpo y regulan aspectos del metabolismo.

 

Cabe mencionar, que las células somatotrópicas en la adenohipófisis liberan pulsos de hormona de crecimiento humano cada pocas horas, especialmente durante el sueño. No obstante, su actividad secretora está controlada principalmente por 2 hormonas hipotalámicas. En este orden de ideas, otros estímulos que promueven la secreción de hormona de crecimiento humano son: la disminución de los ácidos grasos y el aumento de los aminoácidos en la sangre, el sueño profundo [fases 3 y 4 de sueño no REM (Movimiento rápido de ojos)], la actividad elevada del sistema simpático del sistema nervioso autónomo, como podría ocurrir con el estrés o el ejercicio físico vigoroso, y otras hormonas, como el glucagón, los estrógenos, el cortisol y la insulina. Factores que inhiben la secreción de la hormona de crecimiento humano son: los niveles elevados de ácidos grasos y los niveles disminuidos de aminoácidos en la sangre, el sueño REM, la carencia afectiva, la obesidad, los niveles bajos de hormonas tiroideas, y la hormona de crecimiento humano misma (a través de retroalimentación negativa).

 

2) Hormona Tiroestimulante (TSH), Tirotropina o Tirotrofina: Son secretadas por las células tirotropas o tirotróficas. Estimula la síntesis y secreción de las 2 hormonas tiroideas (T3 y T4); estimula el funcionamiento de la tiroides; también responde a la retroalimentación negativa clásica; y su actividad secretora está controlada por una hormona hipotalámica. No obstante, no existe una hormona inhibidora de la tirotrofina.

 

3) Hormona Adrenocorticotropa o Adrenocorticotrofa (ACTH) también llamada Corticotropina o Corticotrofina; o Adrenocorticotropina: Son secretadas por las células corticotropas o corticotróficas. Esta controla la producción y secreción de las hormonas de las glándulas suprarrenales. Asimismo, estímulos relacionados con el estrés, como glucosa sanguínea baja o traumatismos, y la interleucina-1, una sustancia producida por los macrófagos, estimulan su liberación. Mientras que, los glucocorticoides inhiben su liberación por retroalimentación negativa.

 

4) Prolactina (PRL): Son secretadas por las células lactotropas o lactotróficas. Ella junto con otras hormonas, inicia y mantiene la secreción de leche en las glándulas mamarias. Por sí sola, la prolactina tiene un efecto débil, pero sólo después de que las glándulas mamarias han sido estimuladas por los estrógenos, la progesterona, los glucocorticoides, la hormona de crecimiento humano, la tiroxina y la insulina, que ejercen efectos permisivos, la PRL provoca la producción y secreción de leche. No obstante, su actividad secretora está controlada principalmente por 2 hormonas hipotalámicas. Se puede mencionar que, la sensibilidad mamaria justo antes de la menstruación puede deberse a la elevación de la prolactina. Según, una publicación del Mundo Anatómico (2021) otras funciones son la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo y reduce la función reproductiva e inhibe el deseo sexual.

 

5) Gonadotropinas (NGRH) o Gonadotrofinas: Son secretadas por las células gonadotropas o gonadotróficas. Su actividad secretora está controlada por una hormona hipotalámica. No obstante, no existe una hormona inhibidora de las gonadotrofinas. Actúan sobre las gónadas, y son:

 

a) Hormona Folículoestimulante (FSH): En las mujeres, los ovarios son las dianas de esta hormona. Cada mes esta hormona inicia el desarrollo de varios folículos ováricos y hace que las células secretoras que rodean al ovocito en desarrollo comiencen a formar un saco. También, estimula a las células foliculares a secretar estrógenos (hormonas sexuales femeninas). En los hombres, estimula la producción de esperma en los testículos. Es de acotar, que los estrógenos en las mujeres y la testosterona (la principal hormona masculina) en los hombres, suprimen su liberación por medio de sistemas de retroalimentación negativa.

 

b) Hormona Luteinizante (LH): En las mujeres desencadena la ovulación, la liberación de un ovocito secundario (futuro óvulo) por un ovario. Además, estimula la formación de un cuerpo lúteo (estructura formada luego de la ovulación) en el ovario y la secreción de progesterona (otra hormona sexual femenina) por el cuerpo lúteo. En los hombres, estimula a las células testiculares a secretar testosterona.

 

No obstante, ambas hormonas estimulan la secreción de estrógenos por las células ováricas e intervienen en la aparición de los caracteres sexuales secundarios del hombre y de la mujer.

 

6) Hormona Melanocitoestimulante; Hormona Estimulante de Melanocitos; Melanotropina o Melanocortina (MSH): Es secretada por algunas células corticotropas o corticotróficas, remanentes de la pars intermedia (lóbulo intermedio de la glándula pituitaria o hipófisis). Esta regula la producción de melanina (pigmento que da color a la piel y al cabello) en los melanocitos, las células de la piel especializadas en darle color. Sin embargo, su nivel circulante es muy bajo; se dice que, su papel exacto en los seres humanos no se conoce, pero la presencia de receptores de MSH en el cerebro sugiere que podría influir sobre la actividad cerebral. Por otro lado, la dopamina inhibe su liberación.

 

Brandan, Llanos,Reyes y Rodríguez (2011) mencionan que:

 

La α-MSH consta de 13 AA idénticos en los mamíferos, y su función biológica consiste en estimular el crecimiento y la proliferación de los melanocitos de la epidermis, a la vez que favorece la síntesis de melanina y la dispersión de sus gránulos, aumentando así la pigmentación cutánea. También posee función antipirética sobre los centros hipotalámicos termorreguladores y función antiinflamatoria al inhibir la IL-1 y estimular el eje adrenal. Posiblemente la función más importante de la α-MSH en el hombre sea actuar como neurotransmisor en el SNC, el cual posee una amplia distribución de receptores para ella. Las otras melanocortinas β-MSH y γ-MSH poseen actividad melánica mucho más débil que la αMSH. La β-endorfina posee actividad analgésica por acción sobre el SNC. El mecanismo de acción lo realiza uniéndose a receptores de membrana de los melanocitos (MSHR-1). Otros receptores son los MSHR-2 que se unen a la ACTH en las adrenales y los MSH-3-4 y 5 presentes en diversas áreas del SNC.

 

En otro orden de idas, los autores mencionados anteriormente describen lo siguiente:
Aparte de las hormonas descritas se conocen algunas otras hormonas en la adenohipófisis que por lo general poseen funciones paracrinas, pero también metabólicas y vasculares, de gran importancia en la modulación de la secreción de las hormonas adenohipofisarias mencionadas y de sus relaciones con el hipotálamo y el SNC.
Estas otras hormonas adenohipofisarias son:

 

*Angiotensina II (A-II): Interviene en el eje renina-A-II-aldosterona, se sintetiza fundamentalmente en el hígado, pero también en los pulmones y muchos otros tejidos, entre los que se encuentra la adenohipófisis, siendo su papel, quizás, de regulador vascular. Potencia la acción de CRH sobre la ACTH.

 

*Endorfinas (alfa de 16 AA, beta de 31 AA, delta de 27 AA y gamma de 17 AA): Intervienen en los mecanismos del dolor y su apreciación cerebral. A nivel hipofisario pueden modular la secreción de ACTH, GH y gonadotrofinas.

 

*Endotelinas (ET): Poseen acción vasoconstrictora prolongada, mayor de las catecolaminas y la angiotensina. Se conocen 3 ET (1, 2 y 3) codificadas por genes diferentes. Poseen influencias sobre diversas hormonas adenohipofisarias.

 

*Factor Inhibidor de la Migración de los Macrófagos (MIF): Es también segregado por la hipófisis, además de por linfocitos y células beta-pancreáticas. Se eleva en el estrés y procesos inflamatorios, momento en que estimula la secreción de insulina y frena la secreción de ACTH y de glucocorticoides.

 

*Galanina (hGAL): Tiene 30 AA, estimula la función de la GH y disminuye la dopamina hipotalámica, con lo que influye en el aumento de PRL y LH hipofisarias.

 

*IL-6: Se sintetiza en las células folículo-estelares. Es un potente activador del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal y también estimula el crecimiento celular y la angiogénesis.

 

*Lipotrofinas (beta de 91 AA y gamma de 58 AA): Poseen funciones lipolíticas.

 

*PACAP (polipéptido activador de la adenilato ciclasa de la pituitaria): Posee efectos reguladores sobre las células gonadotropas. Estimula la transcripción del gen de la folistatina en las células folículo-estelares para reducir la acción de la activina y frenar la secreción de la FSH. Probablemente también actúa regulando la síntesis hormonal en otras muchas células de la adenohipófisis.

 

*VIP (péptido intestinal vasoactivo o polipéptido intestinal vasoactivo): También se ha demostrado en la adenohipófisis. Estimula la secreción de ACTH.

Neurohipófisis

1) Oxitocina (OT): Es sintetizada por los cuerpos neuronales del núcleo paraventricular. Durante y después del parto, afecta a 2 tejidos diana: el útero y las mamas de la madre. Durante el parto, el estrechamiento del cuello del útero estimula la liberación de oxitocina que, a su vez, estimula la contracción de las células del músculo liso en la pared del útero; luego del parto, estimula la eyección de la leche (“bajada”) de las glándulas mamarias en respuesta al estímulo mecánico ejercido por la succión del lactante. La función de la oxitocina en los hombres y en las mujeres no embarazadas no está clara, pero experimentos realizados con animales han sugerido que tiene acciones dentro del cerebro que estimulan el cuidado parental hacia la descendencia. También puede ser responsable, en parte, del placer sexual durante y luego del acto sexual.

 

2) Hormona Antidiurética (ADH) o Vasopresina: Es sintetizada por el núcleo supraóptico. Es una sustancia que disminuye la producción de orina, por lo que, hace que los riñones devuelvan más agua a la sangre, disminuyendo el volumen urinario. En ausencia de esta hormona, la excreción de orina se incrementa más de 10 veces, de 1 a 2 litros normales hasta cerca de 20 litros por día. Cabe mencionar que, el beber alcohol a menudo causa micción frecuente y copiosa porque este inhibe la secreción de ADH. Además, disminuye la pérdida de agua a través del sudor y provoca contracción arteriolar, lo cual incrementa la presión sanguínea. La cantidad de ADH secretada varía con la presión osmótica sanguínea y el volumen sanguíneo.

 

Por otro lado, su secreción también puede alterarse por otros motivos como: el dolor, el estrés, un traumatismo, la ansiedad, la acetilcolina, la nicotina y los fármacos como la morfina, los tranquilizantes y algunos anestésicos. El efecto deshidratante del alcohol, que ya fue mencionado, puede causar tanto la sed como el dolor de cabeza típico de una resaca.

 

Es de resaltar, que estas hormonas están localizadas en gránulos de secreción, localizados en los axones de las neuronas y que forman agregados visibles con el microscopio óptico, los cuerpos de Herring, que son una acumulación de gránulos neurosecretores de forma esférica que aparecen en el axón de neuronas neurosecretoras.

 

Para más información sobre el sistema endocrino visita Biopsicosalud.

 

Referencias

Aguilera, L. y otros. (2006). La enciclopedia del estudiante: tomo I: Ciencias de la Vida. 1a ed. Buenos Aires: Ediciones Santillana S.A.
Dra. Brandan, N., Bqca. Llanos, I., Reyes, J. y Rodríguez, A. (2011). Hormonas Hipotalámicas e Hipofisarias.
Ruiz, A. (2009). Biología. Caracas: Editorial Triángulo.
Tortora, G. y Derrickson, B. (2013). Principios de Anatomía y Fisiología 13ª Edición. México: Editorial Médica Panamericana, S.A. de C.V.
¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.