Lagrimación

Es un proceso corporal en la que se produce lágrimas en las glándulas lagrimales, junto a una secreción basal permanente, que aumenta ante las agresiones externas, es decir, a cambios de temperatura, cuerpos extraños, o incluso motivaciones psíquicas (alegría, tristeza, nervios, entre otros). Después de secretarse en las glándulas lagrimales, el líquido lagrimal se distribuye sobre la superficie del globo ocular, mediante el parpadeo. Por lo general, cada glándula produce alrededor de 1 mL de líquido lagrimal por día; cabe resaltar, que esta tasa disminuye con la edad.

 

Composición

El líquido lagrimal es un fluido corporal típico con un contenido de sal similar a la del plasma sanguíneo; por lo que, es una solución acuosa que contiene agua, sales (cloruro de sodio, sodio y potasio), albúmina, mucina, lípidos, lactoferrina, lipocalina, lacritina, inmunoglobulinas, glucosa, urea, algo de mucus y lisozima, una enzima bactericida protectora que actúa contra la infección bacteriana como una parte del sistema inmunológico. En este sentido, la página oftalvist menciona que:
Las lágrimas se componen fundamentalmente por tres partes:
*Un componente mucinoso, que es el encargado de que las lágrimas se mantengan adheridas a la superficie de la córnea.
*Una parte intermedia que es principalmente acuosa.
*Una parte lipídica, que está compuesta por los ácidos grasos que producen las glándulas del párpado, y tienen la finalidad de evitar que la lágrima se evapore.
Cada una de las partes es importante en el funcionamiento de la lágrima.

Función

El líquido protege de las infecciones, limpia, lubrica y humedece el globo ocular; además, nutrir el epitelio, elimina residuos y cuerpos extraños. Una vez han cumplido su misión, son drenadas hacia el sistema lagrimal, aunque hasta un 25 por ciento se evaporan en el aire.

 

Tipos de Lágrimas

Oftalvist (Ob. Cit.) describe que 3 tipos:

 

a) Lágrimas Basales: Son aquellas que se encuentran en ojo y tienen la finalidad de lubricarlo, nutrirlo y proteger la córnea. Son una barrera que protege los ojos en todo momento.

 

b) Lágrimas Reflejas: Resulta de la irritación de los ojos por partículas extrañas o de la presencia de sustancias irritantes, tales como cebolla, vapores, gases lacrimógenos o gas pimienta en el entorno del ojo, la córnea, la conjuntiva o la mucosa nasal. También, puede ocurrir con la luz brillante y los estímulos calientes o contacto de sustancias picantes en la lengua y la boca. Además, está vinculado con vómitos, tos y bostezos. En este sentido, estas lágrimas intentan lavar los irritantes que puedan haber estado en contacto con el ojo; asimismo, se produce en mayor cantidad que las basales.

 

c) Lágrimas Psíquicas o Emocionales: Estas lágrimas son originadas por un amplio espectro de emociones, tanto alegres como tristes; se puede llorar por un dolor intenso, por tristeza, felicidad, enojo, sufrimiento, luto. Sin embargo, estas lágrimas siguen siendo un misterio, debido a que se trata de un tema que no se ha investigado demasiado. No obstante, esta tercera categoría se le conoce como llorar o sollozar, el cual, incrementa el lagrimeo debido a la fuerte tensión emocional.

 

Para más información sobre Ojo visita Biopsicosalud.

 

Referencias

Tortora, G. y Derrickson, B. (2006). Principios de Anatomía y Fisiología 13ª Edición. México: Editorial Médica Panamericana, S.A. de C.V.
Wikipedia La Enciclopedia Libre. (S/F). Lágrima.
¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.