Relación entre el sistema nervioso y endocrino

Ambos actúan juntos para coordinar las funciones de todos los aparatos y sistemas del cuerpo, es por ello que, tanto los neurotransmisores como las hormonas ejercen sus efectos uniéndose a receptores en la superficie o en el interior de las células diana (blanco). En este sentido, diversos mediadores actúan a la vez como neurotransmisores y como hormonas, un ejemplo es la noradrenalina, que es liberada como neurotransmisor por las neuronas posganglionares simpáticas y como hormona por las células cromafines de la médula suprarrenal; otro ejemplo es la dopamina, que es un neurotransmisor el cual se produce en muchas partes del sistema nervioso, especialmente en la sustancia negra, pero también es una hormona porque es liberada por el núcleo arcuato del hipotálamo.

 

En este orden de ideas, un neurotransmisor al ser liberado solo comunica a una neurona inmediata, mediante la sinapsis, en cambio una hormona se comunica con otra célula sin importar lo lejos que esté, viajando a través del torrente sanguíneo. Aunque algunos neurotransmisores suelen actuar como hormonas, a estos se les denomina neurohormonas.

 

Cabe recordar que el sistema nervioso actúa a través de potenciales de acción (impulsos nerviosos) conducidos por los axones de las neuronas, donde en las sinapsis, los impulsos desencadenan la liberación de moléculas mediadoras (mensajeros) llamadas neurotransmisores. Mientras que, el sistema endocrino también controla las funciones corporales liberando mediadores, llamados hormonas, pero los medios de control de los dos sistemas son muy diferentes.

 

En este sentido, la mayoría de las hormonas pasan al líquido intersticial y después a la circulación sanguínea que distribuye las hormonas entre las células de todo el cuerpo, ocasionando que las respuestas del sistema endocrino a menudo sean más lentas que las respuestas del sistema nervioso; aunque algunas hormonas actúan en segundos, la mayoría requiere varios minutos o más para producir una respuesta.

 

Por otro lado, los efectos de la activación del sistema nervioso son por lo general de menor duración que los del sistema endocrino, por lo que, el sistema nervioso actúa sobre músculos y glándulas específicos. En cambio, la influencia del sistema endocrino es más amplia; ayuda a regular virtualmente todos los tipos de células del cuerpo. No obstante, la liberación de las hormonas de la adenohipófisis se estimula mediante hormonas liberadoras y se inhibe mediante hormonas inhibidoras desde el hipotálamo; así, las hormonas hipotalámicas son un nexo importante entre los sistemas nervioso y endocrino.

 

Para más información sobre ambos sistemas visita Biopsicosalud.

 

Referencias

Aguilera, L. y otros. (2006). La enciclopedia del estudiante: tomo I: Ciencias de la Vida. 1a ed. Buenos Aires: Ediciones Santillana S.A.
Tortora, G. y Derrickson, B. (2006). Principios de Anatomía y Fisiología 13ª Edición. México: Editorial Médica Panamericana, S.A. de C.V.
¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.