Bilis

Es un líquido amarillento, amarronado o color verde oliva, que es producido y secretado por el hígado y almacenado en la vesícula biliar; no obstante, todos los días, los hepatocitos secretan entre 800 y 1.000 mL de bilis. Asimismo, es un producto excretorio y en parte una secreción digestiva.

 

Composición

Consiste en su mayor parte, en agua, ácidos o sales biliares, colesterol, un fosfolípido llamado lecitina, varios iones (como potasio y sodio) y pigmentos biliares, cuyo principal es la bilirrubina (un producto de la descomposición de los glóbulos rojos). Y, presenta un pH de 7,6 a 8,6.

 

Función

Las sales biliares, que son sales sódicas y sales de potasio de los ácidos biliares (en su mayoría, ácido quenodesoxicólico y ácido cólico), cumplen una función en la emulsificación, la degradación de grandes glóbulos de lípidos en una suspensión de glóbulos más pequeños. En este sentido, los glóbulos de lípidos más pequeños tienen una gran superficie, que permite que la lipasa pancreática digiera los triglicéridos con mayor rapidez. Además, las sales biliares también participan en la absorción de lípidos, luego de su digestión. Por otro lado, uno de los productos de su degradación, la estercobilina, les otorga a las heces su característico color marrón.

 

Producción

La fagocitosis de los eritrocitos viejos libera hierro, globina y bilirrubina (derivada del hemo). El hierro y la globina se reciclan; mientras que, la bilirrubina se secreta en la bilis y eventualmente se degrada en el intestino. Por otra parte, si bien los hepatocitos continúan liberando bilis, aumentan su producción y secreción cuando la sangre portal contiene más ácidos biliares; por lo tanto, mientras la digestión y la absorción continúan en el intestino delgado, aumenta la liberación de bilis. Entre las comidas, luego de que se ha producido la mayor parte de la absorción, la bilis fluye hacia el interior de la vesícula biliar para su almacenamiento debido a que el esfínter de la ampolla hepatopancreática (esfínter de Oddi) cierra la entrada hacia el duodeno. El esfínter rodea la ampolla hepatopancreática.

 

Referencia

Tortora, G. y Derrickson, B. (2006). Principios de Anatomía y Fisiología 13ª Edición. México: Editorial Médica Panamericana, S.A. de C.V.

¿Te pareció interesante? Comparte y déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.